Cine/Crítica

Blue Jasmine: Emocionalmente drenadora

Emocionalmente drenadora

Image 1 - Blue Jasmine - Inline

“Anxiety, nightmares and a nervous breakdown, there’s only so many traumas a person can withstand until they take to the streets and start screaming.” – Jasmine Francis.

 

por @DanteBarbeyto

 

Woody Allen (al igual que Pedro Almodóvar) es conocido por la facilidad que tiene para crear personajes femeninos fuertes y multidimensionales. Annie Hall sigue siendo hoy en día un personaje clave en la carrera de Woody, luego de Annie han aparecido nuevos personajes y nuevas musas, pero hasta ahora (37 años después) que aparece Jasmine Francis, a quien Woody logra elevar o incluso a sobrepasar (sin temor a ser quemado vivo por los demás amantes de Annie Hall) el nivel de Annie.

Desde el inicio de la película nos damos cuenta del estado emocional y depresivo en que Jasmine se encuentra. Su esposo Hal (interpretato por Alec Baldwin), un empresario multimillonario, se suicidó en prisión tras haber sido encontrado culpable de evasión de impuestos y otras estafas al estado, además de esto, salen a luz las múltiples infidelidades de éste a su esposa. Jasmine se encuentra sola y sin dinero viajando de Nueva York a San Francisco a vivir con su hermana Ginger (Sally Hawkins) mientras encuentra una forma de recomenzar su vida. Las circunstancias han logrado que Jasmin se la pase el tiempo hablando sola, recordando una y otra vez los detalles oscuros de su pasado. Xanax, Vodka, gritos y lágrimas son sólo una pequeña parte del día a día de Jasmine.

A lo largo de la película conocemos a todos los demás personajes secundarios que de uno u otra forma serán parte de la historia de Jasmine, pero claramente el peso de la película recae en sus hombros. Se necesitaba una actriz con demasiado talento para lograr darle vida a Jasmine sin hacerla caricaturesca, y nadie mejor que Cate Blanchett para la tarea. Blanchett no solo interpreta a Jasmine, se convierte en ella y con ella nos hace vivir una montaña rusa de emociones a lo largo de la película.

Como ya siempre en todas las películas de Woody Allen encontramos su humor tan negro y sarcástico que nos hace sentir mal de reírnos, pero al final es lo único que queda por hacer. Una de las mejores líneas de la película (y la que mejor representa a Woody) es cuando Ginger está peleando con su prometido y Jasmine les pide “¡¿Podrían por favor no pelear acá?! No podría soportarlo, por alguna razón mi Xanax no está haciendo efecto”, y así con el resto de la película.

Podría decir mucho más de la película, pero podría mejor recomendar que todos la vean. Es bastante seguro que Cate Blanchett gane el Oscar por su magistral actuación, y definitivamente es una actuación que debe ser vista por el mundo, aunque al final de la película todos terminemos emocionalmente drenados y cansados, ¡ah sí!, y con ganas de muchos martinis.

 

 

bluejasmine1

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s