Poesía

Poesía de Alexis J. Salas (Nicaragua)

 

 

Alexis J. Salas

(Managua, Nicaragua 1987)

 

 

Alexis J Salas

Foto: Alexis J. Salas

 

 

 

En el sepulcro de tu atimia

…tierra y mar, que son ella, sueño, y él alucinación.
Gabriela Mistral

 

Las cicatrices que por sí solas hablan
son los signos vivos de tantas derrotas,
de tantas palabras cansadas
dichas en el desierto de tu razón.

Quedan sólo
rosas muertas
en el sepulcro abierto de tu atimia.

 

Espíritu delicioso

Dichoso yo que he de admirarte
bajo el fuego del sol adormecido
que te acaricia con su gama multicolor.

Dorado espíritu exquisito,
seduces mis pupilas
con la transparente fastuosidad
de tus labios y tus ojos.

Quién diría que amaría ese momento
del sol adorando tu cuerpo
mientras Euterpe enmarañaba mis pensamientos
en la laguna del ocaso.

 

 

La esperanza de Andrómeda

Podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.
Guastavo Adolfo Bécquer

 

Nadie puede darme la tranquilidad que me dan
tus besos, el olor de tu cuerpo, tu calor.
Preso estoy en este sentimiento,
cautiva Andrómeda en mis recuerdos:
haberte ignorado y ofendido.

Estas cadenas me someten,
prenden el alma del maldito Ceto
en los tugurios de mi psiquis,
donde temo y manso te aguardo.

Espero el mañana de tu visita, Perseo,
con tus sandalias aladas,
y esa luz en tus ojos.
Ven a liberarme de la soledad que nocturna me embriaga.

 

 

Tantum Dic Verbo

¿Qué mérito tengo para merecer tu amor?,
mi carne corrupta, mis ojos sucios
están marcados por las sombras del tiempo,
quebranto de la voluntad y mis huesos.

¿Por qué pagás con vida mi miseria?
Decime vos, amado mío, ¿por qué te mueve
mi debilidad? ¿por qué te mueve verme
temblando con el corazón estremecido
por la luz de tu rostro, por tu palabra insondable?

Oh Jesús, ¿por qué me enjugás,
y a pesar de lo que soy me querés para vos?
¿Qué tengo yo para que me busqués por las noches silenciosas?
¿Qué tengo yo para recibir tu beso en la mañana?

Se cierra mi mente: ¿Qué soy?
Y no dejo de pensar como el Centurión:
“Sed tantum dic verbo, et sanabitur anima mea”.

 

por Josef Koudelka

por Josef Koudelka

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s