Literatura

Carlos Luna Garay: “Siempre he encontrado comodidad en la soledad”

10729025_10154696366110627_675075685_n

“No escribí esta novela pensando en repercusiones sociales, ni estigmas. La literatura te libera de cualquier miedo”

Carlos Luna Garay

 

Jorge Campos por Manuel Matus Mga
Por @JorgeCampos87

 

La literatura gay no es nada nuevo, puesto que se ha escrito desde la antigüedad, sin embargo en Nicaragua, quizás por los estigmas, no se había producido una novela de esta temática sin prejuicios ortodoxos, sino hasta “Debajo de la cama”.

Carlos Luna Garay es un escritor joven, nacido en Masaya en 1986, su ópera prima “Debajo de la cama” fue seleccionada por Centro Nicaragüense de Escritores (CNE) en su convocatoria anual de obras literarias para su publicación en el 2013. El jurado compuesto por Guillermo Rothschuh Villanueva, Addis Esparta Díaz y Roberto Aguilar resaltó el buen manejo de recursos estilísticos aplicados en esta obra.

“Siempre he encontrado comodidad en la soledad”, dice Carlos con satisfacción y orgullo, porque reconoce, como Schopenhauer, que la soledad “es la suerte de todos los espíritus excelentes”. Para Carlos Luna Garay la lectura precoz fue el cimiento de escritor, ya desde joven mostraba cierta cercanía con los libros y devoraba ávido los que caían en sus manos. Deseoso de nuevas experiencias, descubrió en la insaciable lectura el asilo secreto que le permitió conocer nuevos mundos y a muchos autores que lograron seducirlo; “hasta que llegó un momento, de tanto leer, que empecé también a escribir, inspirado en una novela de Charlotte Brontë”, comenta. Y con el paso de los años se tropezó con Woolf, Wilde, Belli, García Márquez y Vargas Llosa, entre otros, que luego se convertirían en sus principales referencias. Citando a este último: “Nada enriquece tanto los sentidos, la sensibilidad, los deseos humanos, como la lectura” y fue precisamente ese alimento el que nutrió a Carlos hasta desembocar en su afinidad por las letras.

“No escribí esta novela pensando en repercusiones sociales, ni estigmas. La literatura te libera de cualquier miedo” (Carlos Luna Garay)

Es una novela de estilo fresco, sin pretensiones, que apuesta por la liberación de los demonios internos que se alimentan de los miedos, no para destruirlos, sino para aprender a coexistir con ellos a través del auto reconocimiento de la imperfección humana, ya que al ser hombres se tienen dentro de sí a todos los demonios como mencionaba Chesterton, y que es en la clandestinidad del silencio cuando estos se exteriorizan obligándonos a enfrentarlos de golpe.

“Hijo…”, escuché. Era su padre, se acercaba a la recámara. Vi a Eduardo temblar, fijar su mirada en la manigueta que giraría en cualquier instante. Las mujeres no entrarían al cuarto mientras él asegurara estarse vistiendo, pero a su padre no le importaría. Me vio a los ojos, yo tomé aire para contener mi enojo, era más fuerte mi piedad por él, la lástima por mi propia situación, como un ratón de laboratorio corriendo y corriendo en la misma ruleta. Antes que su padre abriera la puerta yo me escondí debajo de la cama, me acordé de cuando era niño y podía pasar horas jugando bajo la cama de mis padres, a la hora de la telenovela brasileña prohibida para menores. Vi los zapatos negros y brillantes del doctor Sebastián Pasquier, mi pediatra; le ayudaba con el nudo mal hecho de su corbata. (Fragmento de “Debajo de la Cama” – Carlos Luna Garay)

Debajo de la Cama.PortadaPara Carlos la finalidad nunca fue probar nada, ni mucho menos asumir una responsabilidad moral de liberación. “Me alegra que esta novela sirva en el encuentro interior de muchos jóvenes gays que aún no se aceptan, no lo niego, sin embargo no fue por ello que la escribí. Escribo porque es mi propia catarsis. Que sea la primera novela gay de Nicaragua no es una responsabilidad, yo simplemente escribí una historia que quería contar, porque estaba cansado de esa repetición de patrones en el ambiente gay”, menciona. Esta novela refleja una sociedad llena de miedos, un “submundo” gay, que se autoflagela para reprimir sus deseos de “ser”, por miedo al derrumbe de los muros dogmáticos de moral: miedo a ser y dejar ser.

En Nicaragua la cultura de lectura es escuálida en comparación al resto de países centroamericanos, y a pesar de que se están abriendo espacios para la promoción de jóvenes poetas y escritores, aún no es suficiente. Carlos lamenta, además, la realidad editorial en Nicaragua, “tenemos una gran desventaja como jóvenes nicaragüenses de publicar, si no es por concurso o por auto financiamiento una obra joven no saldría, y no veo un buen futuro tampoco”. Reconoce que al quedar seleccionado por el CNE le abrió las puertas al mundo literario, y que de no haber sido seleccionado su obra continuaría inédita.

A pesar de no haber sido el objetivo de Carlos Luna Garay, lo cierto es que “Debajo de la cama” tiene el título de ser la primera novela gay de Nicaragua, y esto aporta un nuevo género a las letras nicaragüenses.

10728958_10154696366105627_1816020361_n

Anuncios

2 pensamientos en “Carlos Luna Garay: “Siempre he encontrado comodidad en la soledad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s