Poesía

Poemas de Martín Zambrano Astudillo (Ecuador)

Martín Zambrano Astudillo

(Ecuador, 1963)

 

 

MZLicenciado en leyes. Director de la Revista Literaria “Amanecer”, editada por el Organismo Estudiantil “FEUE” de la Universidad Nacional de Loja, 1992. Ha publicado las obras “Por el camino que sigo” (Relatos y Poesía, 1999), un libro de recolección de artículos periodísticos “Esencias de mi Pluma”, “Adicción, la lógica y relativa enfermedad de nuestras mentes” (salud mental y desarrollo personal, Inédito) 2001-2008. Ganador del segundo lugar en el Concurso Nacional del Cuento Deportivo 2005, convocado por el COE (Comité Olímpico del Ecuador) con la obra: “El desafío”.

 

Madera para reír

La tarde tiene rumor de hilos,
de madeja enmarañada,
entre mi voluntad de madera
y la mano que me guía.

Se abren las cortinas,
me visto, me aseo y salgo.

Respondo al primer saludo
con la misma sonrisa de siempre,
qué más da, es un nuevo acto,
y los niños esperan
para descubrir
si tienen madera para reír

 

Sarcasmo

Yo no tengo tu última dirección,
solo sé que volaste,
impulsivamente,
al nido de otro sueño febril;
y ahora que despiertas,
en un triste paraje de sombras,
me pides un boleto de regreso.

 

Yo no vi su cuerpo

Yo no vi su cuerpo como el que extravía
el sano juicio y que por conquistar rumora,
¡Usted es un escultura, suerte la mía!,
¡Qué hermosa se ve a su edad, bella señora!

Yo no añoro en su piel la arquitectura
de su otrora juventud, si así enamora;
pues solo al andar se nota en su figura
una expresión sensual y encantadora.

Y aun sin ver toda la piel de su figura,
de esa su esencia sutil tan seductora,
creo que vive al interior de su dulzura
una poderosa pasión que la devora.

 

Culpas extrañas

Todos cruzamos una ruta,
una senda, dejamos
una pista,
para ser notados, a veces,
para perdernos, otras,
detrás o delante de la huella.

A veces vivimos rezagados,
estacionados,
en el paso fresco,
otras, perdidos,
en el paso olvidado
del zapato roto,
del camino virgen,
para no repetir, dizque,
la esencia malhadada,
la naturaleza simple,
de ser Seres inconclusos,
y esperamos, entonces,
en acecho,
detrás de los espejos,
a que nuestra sombra
se enamore de la noche
para asaltar labios ajenos
y culpar a los besos.

 

Por Stacey Williams

Por Stacey Williams

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s