Cine/Teatro

Carlos Ibarra: “Creo en el cine”

Carlos Ibarra

 

 

Foto: Julio Rosales

Foto: Julio Rosales

 

“Creo en el cine, y tengo la esperanza de que florezca un mayor auge en Nicaragua.”
Carlos Ibarra

 

 

Jorge Campos por Manuel Matus Mga

Por @JorgeCampos87

 

 

 

Lleno de entusiasmo y con gran carisma, Carlos llega para contarnos sobre lo que él llama “la gran sorpresa de la vida”: su incursión en la actuación.

Carlos Ibarra nació en Managua, Nicaragua en 1991. Es un actor emergente que no quiere descanso hasta lograr lo que tiene clavado entre cejas: un espacio en el mundo cinematográfico nicaragüense. Su encuentro con el mundo de la actuación fue un benévolo incidente, de esas casualidades que parecen tontas, pero que luego explotan en eventos extraordinarios.

Inició en la actuación entre los 16 y 17 años cuando realizó una intervención pública de protesta relacionada al conflicto en Gaza: “No sabía nada de teatro. Esa fue mi primera experiencia. Luego me quedé con el grupo de interacciones: Vagamundo (…) La actuación ha sido una hermosa sorpresa de la vida, no tenía la menor idea que iba a hacer teatro, ni mucho menos que iba a llegar al cine”, nos cuenta Carlos. Desde joven se vio rodeado de amigos vinculados al arte que hoy se están desarrollando en sus disciplinas. “Todo surgió por amigos, siempre existió la inquietud por el arte en mi grupo de amistades. Nos reuníamos siempre y compartíamos lo que estábamos haciendo, algunos ahora son escritores, poetas, actores y otros productores audiovisuales”, nos comenta.

“Nunca pensé que iba a actuar”
(Carlos Ibarra)

Ese pequeño, pero importante evento fue el aliento para que Carlos se interesara en escudriñar sobre Teatro, y fue así que tan pronto se enteró del casting para nuevos ingresos en la Escuela de Teatro Justo Rufino Garay que de inmediato fue a aplicar. “Hace 5 años el Justo Rufino Garay no tenía actuación como carrera, eran programas trimestrales, más bien talleres. Logré entrar a la escuela y ahí conocí más a fondo lo que es el Teatro. Fue fuerte empezar de cero, te llega, es un golpe visual y emocional.”

Para entonces Carlos no sabía mucho del mundo de la actuación, pero logró edificar una visión mucho más amplia de este arte, que es una disciplina que merece respeto: “Es una carrera que se debe tomar con mucha responsabilidad y mucho respeto. Muchas veces la gente piensa que porque sos actor sos un payaso”, lamenta. Ibarra considera que el aprendizaje es un proceso inextinguible, que nunca debe abandonarse: “Me considero un actor en formación, no creo que haya un título final para ser actor profesional.” Por ello ha pasado casi 5 años vinculado a la Escuela de Teatro absorbiendo las técnicas y consejos de sus más grandes maestros, de quienes expresa un profundo respeto y admiración: Lucero Millán y René Medina.

Luego de los dos primeros años de estudio en el Justo Rufino Garay, Carlos empezó a trabajar en “Teatro Invisible: Movilización ciudadana a través del teatro cuyo objetivo principal era incidir en la ciudadanía a través de escenas teatrales “ocultas” en espacios públicos, de esta manera crear cambios sociales. También trabajó en la obra “La Frontera” bajo la dirección de Lucero Millán. Llegó a la televisión con “ContraCorriente”, una teleserie dirigida por Martha Clarisa Hernández, y transmitida, además de Nicaragua, en Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá, República Dominicana, Cuba y Bolivia. Este trabajo, en el que personifica al villano, le abrió muchas puertas y empezó a apostar por proyectos audiovisuales actuando en cortometrajes como: “Persecución visual” del director colombiano Manuel Giraldo y “La duda” dirigida por Christian Herrera y producida por Kino Kabaret.

 

 

 

¿Teatro o cine?

 

Grabación de "Beso de bala"
Grabación de “Beso de bala”

 

 

Cuando le preguntamos por cuál género se inclina más, Carlos responde: “el teatro y el cine son dos cosas totalmente diferentes, la libertad que tengo frente a las cámaras no es la misma que me dan las tablas de teatro.” Con el tiempo y con la experimentación con diversos géneros fue descubriendo su inclinación: “Me he enamorado mucho más del cine. No siento que sea fácil entrar en ese mundo, a mí se me dio la oportunidad”, afirma.

Luego de leer un tweet en el que se convocaba a casting para un largometraje, acudió al evento y logró entrar al elenco de “La Pantalla desnuda” dirigida por Florence Jaugey, una producción de Camila Films que recibió comentarios positivos, y es considerado junto a “La Yuma” como el resurgimiento del cine nicaragüense. Su último trabajo de largometraje es “Beso de bala” del director y actor puertorriqueño Diego De La Texera, que próximamente será estrenada en cines.

 

El actor y el trabajo: “Vivir del cine”

“Estoy buscando contactos constantemente, creando redes con productoras. Es difícil producir audiovisuales en Nicaragua, y no es tan bien remunerado. Realmente lo hacemos por amor al arte”, enfatiza Ibarra. “Me doy cuenta que aún existen prejuicios. A manera general se piensa que el teatro no es un trabajo real. Ni siquiera existen plataformas, espacios, propuestas de trabajo, iniciativas que promuevan y apoyen de manera constante esta disciplina. Pero sí hay escuelas que están haciendo muchísimo.”

-¿Qué hacés?
-Soy actor
-Eso no sirve aquí. Funciona en México, Colombia, Estados Unidos o Europa.

Cortometraje "La duda"
Cortometraje “La duda”

La preocupación de Carlos va mucho más allá de la escasa producción audiovisual en Nicaragua, él considera que se trata de un mal cultural: “cuando algo está brillando siempre es nuestro”, menciona en relación a la apropiación tardía y hasta cierto punto hipócrita del público nicaragüense que apoya las producciones nacionales únicamente cuando éstas ya han alcanzado algún logro en el extranjero, y señala el caso del nicaragüense Gabriel Serra, quien actualmente está nominado al Premio Óscar 2015 en la categoría de Mejor Corto Documental. “Para poder desarrollarte tenés que salir de este país. Serra ha hecho un excelente trabajo (…) Cuando presentó su documental en la Muestra de Cine Centro e Iberoamericano aquí en la capital la asistencia fue rala, pero ahora vemos que todos se amontonan para ver su trabajo luego de su nominación al Óscar. Ojalá se lo gane y me de trabajo”, concluye entre risas.

 

“El público es muy apático a las producciones nacionales, y siempre las califican de «películas baratas» sin haberla visto. Es un prejuicio nacional, de que lo producido acá tiene menor valía”, menciona Carlos.

Es una verdad nada oculta que en Nicaragua las salas de cine raras veces proyectan una producción nacional o que permanezca en cartelera por más de una semana: “La pantalla desnuda fue sacada de un cine cuando aún se estaba anunciando”, denuncia Carlos.

Actor Revelacion en Cine y Television (2014)

 

Su perseverancia ya está dando frutos, no sólo en la participación de largometrajes que se exhiben en el extranjero sino en el reconocimiento en su país. Prueba de esto es que Carlos fue recientemente premiado como el “Nuevo Talento: Actor Revelación en Cine y Television (2014)” por parte de la Asociación de Artistas de Nicaragua.

Carlos tiene mucha fe en el cine, cree que vendrán mejores tiempos para la producción nacional, y que eventualmente el público nicaragüense irá aceptando y respetando el trabajo de sus artistas en tanto se multipliquen los espacios y condiciones para promoverlos. “Me he enamorado del cine y quiero seguir haciendo cine. Crear espacios con muchas personas, desarrollar, compartir”, concluye.

Carlos Ibarra premio

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s