Columnas/Goteras de Casa

La clase de Español (II)

Alexánder Buitrago Bolívar - Revista Vortice

Por Alexander Buitrago Bolívar (@Al1234com)

 

 

El libro se abre como una ventana o como el viento para dejar pasar la luz, las hojas oscuras del verano, para aliviar las penas y curar las cicatrices de tu alma (Carolina Sanín afirma que todos los libros son de autoayuda) o para rasgar tu piel a cuchilladas página a página, cuarenta renglones por página son insuficientes para contener tus límites, tu entusiasmo, tu desmesura al nombrar lo desconocido, por adentrarte en las estaciones del libro que te calcina las manos como fuego, y luego, ¿qué harás con la ceniza de tu cuerpo? ¿Viajarás a otras distancias, a otros anaqueles, a otras bibliotecas?

Te imaginas a Ulises regresando a su Ítaca después de mil vicisitudes para ocupar su sitio defendiendo lo que le pertenece, a Mío Cid cabalgando entre Moros para defender el honor de sus hijas víctimas de los Infantes de Carrión, se sitiarán ciudades y caerán imperios, acompañarás al poeta a gritar por las calles en contra de la sangre derramada por los tiranos, cruzarás océanos remotos en un buque fantasma junto a tus fantasmas predilectos, envejecerás al lado de tu padre; sabrás dónde, en qué lugar de la playa el escritor enterraba sus manuscritos para que le régimen de turno no lo asesine antes de publicar sus obras en el exterior; conocerás a Pantaleón Pantoja asimismo a Hamlet, perderás el aliento por más de seiscientas páginas detrás de los inmigrantes griegos testigos de la muerte de Jhon F. Kennedy y sentirás que oyes a Don Corleone en el salón contiguo hablar de sus nuevos casinos en Las vegas…

por Christopher Payne
por Christopher Payne

No parpadearás ningún suspiro del Marqués de Sade a quien leerás sin admitir la turbación –los espasmos secretos subiendo por entre tus piernas- y tu desacato a toda moral, a toda regla; y huirás por las antiguas cloacas de Londres o París exacerbando tus sentidos al máximo en cada hoja de papel arrugada por los olores nauseabundos que te incitan a escribir, tú que no has querido aún probar la hierba ni hablarle a la hermosa Juanita cuando llega por las mañanas al colegio como levantada por el viento igual que Remedios La bella, ¿qué escribirás hoy? ¿Chatearás toda la jornada escolar soñando con esos ojos tristes que enamoran?, ah, el libro te atrapa,el papel que respira y te sopla palabras en la cara no te deja respirar, tus pupilas se pegan como imanes a cada línea o sueño otrora aburrido, fastidioso y mamón como tu profesor que sólo habla y habla; no, este libro no, es diferente, más allá de su densidad, su peso o su tamaño este cuerpo de páginas tiene alma, oye su corazón en cada uno de tus suspiros mientras lees sin poner mucha atención a tus compañeros e incluso al horario, no importa que llegues tarde a clase, respiras, alguien te asecha desde un parque porque lo odias al pasar las páginas y, así te entregas en ese ejercicio placentero de leer, leer para extraviarse en ese laberinto de murmullos o web, y web y papel colisionan en tu pecho como dos satélites que ocupan el mismo espacio en tu corazón constelado.

-Apaguen sus celulares, abran el texto guía en la página 26, desarrollaremos el taller sobre…

¿Seguirás leyendo tu libro? La voz del profesor se extravía entre los pupitres y las sílabas que no quieren saltar de su bigote, que ese aferran a sus labios como temblorosos equilibristas, mejor seguir leyendo el libro que no pertenece al canon “necesario”, el pan nuestro de cada día, el padre nuestro literario, ¿canon? ¿qué es eso, profe?, ese libro que nadie lee es más tuyo, me leo en cada página, lo de siempre aburre, además siempre habías querido escribir algo así, nadie lo sabe, y no te importa-, pero en secreto, en la soledad de tu silencio escribes poemas y cuentos que todos los días tachas y vuelves a escribir porque deseas ser Edgar Allan Poe o Mario Mendoza, seguro algún periódico publicará mis textos, nada más importa, las obligaciones escolares son sólo eso, nada más…¿Seguirás leyendo? ¿Ya hiciste la tarea? ¿Estudiaste para la previa de álgebra? ¿Ya preparaste el uniforme para mañana? ¿Por qué no has ordenado tu habitación?

-Oiga, contésteme, ¿es que no se cansa de chatear?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s